• martes, octubre 27, 2020

Sólo seis concesiones para estaciones de radio indígena han sido otorgadas en este sexenio

Amedi
Amedi
julio01/ 2016

La Jornada. Enrique Méndez y Roberto Garduño

Del 2013 a la fecha el gobierno federal ha otorgado únicamente seis concesiones para estaciones de radio comunitarias e indígenas, informó el presidente comisionado del Ifetel, Gabriel Contreras. Al participar en el foro nacional Marco legal y experiencias de las radios comunitarias e indígenas, el funcionario refirió que entre 2015 y en lo que va de 2016 la autoridad ha intervenido 100 estaciones de radio ilegales en todo el país.

Por su parte, directores de estaciones indígenas acusaron que la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR) no garantiza que sean viables las más de 30 emisoras de esta naturaleza en vías de recibir la concesión para uso social comunitario, ni que puedan migrar del espectro analógico al digital, ya que no se les autoriza financiamiento público o ingresos por publicidad, como ocurre con los medios privados.

En el foro referido, esos directivos lamentaron que, a diferencia de otros países donde se estimula a dichas estaciones en términos de equidad, en México 90 por ciento de las frecuencias de radio y televisión están en manos de dos o tres familias u operadores.

Las radios comunitarias e indígenas ocupan un papel fundamental en el desarrollo democrático de nuestro país, al ser más independientes que las comerciales en su cobertura informativa y con mayor orientación social, educativa y cultural, afirmó Virgilio Caballero Pedraza, vicecoordinador del grupo legislativo de Morena.

Al inaugurar el foro, el legislador reconoció que existe una nueva circunstancia legal y jurídica que permite que las comunidades rurales e indígenas tengan sus propios medios de comunicación, pero que todavía falta avanzar en este rubro.

No es fácil hacerlo. Los pueblos rurales de nuestro país tienen derecho a saber de sí, a saberse, a conocerse. Pero también, lo que es muy importante, a que se sepa de ellos. Que se sepa en el país que existen comunidades que tienen hasta 500 años de desprecio y desprestigio acumulado por el poder político, aseveró.

En el salón Legisladores de la República, del recinto de San Lázaro, Virgilio Caballero precisó que a pesar de que en México las radios comunitarias e indígenas tienen más de cinco décadas de existencia, sólo en años recientes han despertado el interés de los actores que ocupan puestos de representación popular, como resultado de la presión ciudadana.

En su turno, Reyna Melchor, directora de Radio Teocelo (Veracruz), advirtió que “las leyes en la materia, desde 1960 a la fecha, han sido diseñadas y aprobadas para preservar –por no decir regalar– el espectro radioeléctrico a los empresarios de la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión, limitando el acceso a los medios públicos, y excluyendo casi por completo a los comunitarios”.

También Melquiades Rosas Blanco, director de Radio Nandhía (Oaxaca), planteó reformar la Ley del Impuesto al Valor Agregado para exentar de este gravamen (16 por ciento) a las estaciones indígenas cuando obtienen concesiones para publicitar programas del gobierno, ya que las comunidades donde se asientan no cuentan con los instrumentos para hacer los pagos, como el Internet.

A su vez, Indalecio Benítez Mondragón, representante legal de Radio Calentana (estado de México), detalló que ésta, la primera estación de concesión comunitaria desde la entrada en vigor de la LFTR, ha afrontado diversos retos para mantenerse al aire.