• martes, septiembre 21, 2021

Amenazas a periodistas y medios: oportunidad para rectificar las políticas del gobierno

Amedi
agosto11/ 2021
  • La Amedi se solidariza con la periodista Azucena Uresti por las amenazas recibida del CJNG
  • El gobierno federal debe detener su política de atacar y descalificar a la prensa, medios y periodistas
  • Corresponde a la prensa y los ciudadanos, no al gobierno, señalar y rectificar los desaciertos y sesgos de los medios de comunicación

Además de salvaguardar inmediatamente la integridad de la periodista Azucena Uresti, amenazada junto con varias empresas periodísticas, través de un video en Twitter por un grupo delictivo (CJNG), es tiempo de que el gobierno federal rectifique su política de ataques y descalificaciones a la prensa y los medios de comunicación. 

Para Uresti corresponde activar el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, cuya misión es proteger a personas que sufren agresiones o amenazas con motivo de su labor informativa o de defensa de los derechos fundamentales. 

Cabe recordar que, con motivo de la extinción de 109 fideicomisos públicos en 2020, originalmente el gobierno pretendió desaparecer el Fondo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, que en ese momento salvaguardaba a 1,304 personas, 418 periodistas (111 mujeres y 307 hombres) y 886 defensores de derechos humanos (471 mujeres y 415 hombres). 

​​El Mecanismo no desapareció gracias a la resistencia social, pero padece graves limitaciones financieras y la protección que ofrece a periodistas y personas defensoras de derechos humanos es limitada y deficiente. Para cumplir con su cometido, dicho Mecanismo debería revisarse y mejorarse. 

La Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) saluda el anuncio de la oportuna protección a la periodista Uresti. También hacemos un enérgico llamado al Ejecutivo Federal para que desde todos sus espacios de comunicación social ―como la conferencia de prensa matutina― deje de atacar, descalificar y denigrar a la prensa, los medios y sus comunicadores, con frases tan desafortunadas que han salido del propio Presidente de la República como “prensa sicaria” y otros descalificativos igualmente peligrosos para el ejercicio periodístico, como considerar las noticias falsas como un riesgo a la seguridad nacional. 

En todo caso, corresponde a los lectores, audiencias y a la prensa, no al gobierno, evaluar la calidad de la información, señalar y rectificar los desaciertos y sesgos de los medios al momento de informar.   

Cuando desde el poder se ataca a los medios, es más factible que otros funcionarios, poderes fácticos como el crimen organizado e incluso la sociedad, comentan agresiones y ataques contra periodistas y personas defensoras de derechos humanos. 

La amenaza contra Uresti es resultado de un clima político y social de inseguridad e indefensión estructural del periodismo en México, considerado uno de los países de más alto riesgo y peligroso para el ejercicio periodístico. En lo que va del actual gobierno han sido asesinados al menos 21 comunicadores en México.

El desplegado en defensa de la libertad de expresión de 19 medios de comunicación tan disímbolos como diarios, semanarios, televisoras, radiodifusoras, sitios digitales y gremios es una demostración del riesgo generalizado que se percibe al informar, del entorno de intimidación, hostigamiento y de la estrategia de estigmatización contra la prensa, los medios y los comunicadores que, en el ejercicio de su libertad de expresión, cuestionan las políticas del gobierno en turno. 

Es pertinente que las empresas de comunicación respondan cohesionadas y enérgicas ante la amenaza contra los periodistas y los medios. Las empresas informativas también tienen la responsabilidad de ofrecer a sus periodistas, particularmente a quienes trabajan en zonas de riesgo, equipos de protección y comunicación suficientes, seguros médicos y de vida, entre otras garantías. La cobertura conjunta de asuntos relacionados con la delincuencia organizada, a cargo de varios medios, puede ser una opción para mejorar la protección de los reporteros, pero para ello es necesario que los medios investiguen antes que publicar notas estruendosas y exclusivas.

A veces de manera involuntaria, los medios se convierten en cajas de resonancia de la delincuencia organizada. La exposición de acciones criminales, cuando se realiza sin contexto y de manera sensacionalista, puede convertirse en propaganda a favor de los maleantes. Se requiere de una extrema responsabilidad editorial en el manejo de esas informaciones en los medios de comunicación.

La defensa de los informadores tendría que ser una prioridad de la sociedad mexicana. La insuficiente y deficiente aplicación de la justicia, la impunidad y la debilidad del contexto crítico en estos temas, han favorecido la normalización de la criminalidad en nuestro país. No son pocos los ciudadanos indiferentes ante amenazas o crímenes a informadores o que rechazan las exigencias para que los amagos a la prensa sean investigados y castigados. Esas actitudes son consecuencia del clima de animosidad contra periodistas y medios propiciado desde el poder político.

La Amedi llama al gobierno a rectificar su estrategia y a no formar parte de un caldo de cultivo que fomenta las agresiones y atentados contra personas comunicadoras y defensoras de los derechos humanos, amenaza la libertad de expresión y el derecho a saber de los mexicanos sobre los asuntos públicos.

Consejo Directivo de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi)

Presidente

Dr. Jorge Bravo

Presidente del Capítulo Jalisco

Mtro. José Rubén Alonso González

Presidente del Capítulo Puebla

Mtro. Rafael Gustavo Hernández García Cano

Presidente del Capítulo Nuevo León

Dr. Aurelio Collado Torres

Capítulo Oaxaca

Comité de vinculación institucional

Mtra. Beatriz Solís Leree

Lic. Carla Martínez Guillén

Dra. Adriana Reynaga Morales

Comité jurídico

Lic. Fabiola Peña

Lic. Andrea González Verde

Comité de medios públicos e industrias culturales

Dra. Patricia Ortega Ramírez

Mtra. Ma. Magdalena López Rocha

Dr. Rodrigo Gómez García

Comité de inclusión y alfabetización digital

Mtro. Servando Vargas Pérez

Mtro. Gustavo Ríos Alcázar

Comité de comunicación y difusión

Lic. Margarita Cruz Vicente

Lic. Alicia Dinorah Navarro Rivera

Lic. Violeta Contreras García

Tesorera

Lic. Elizabeth Salazar Sánchez