• jueves, septiembre 24, 2020

Otorgan presea popular a Carmen Aristegui por su labor independiente

Amedi
Amedi
septiembre26/ 2016

La Jornada 

En un acto emotivo, con gritos de apoyo y reconocimiento a su labor, la periodista Carmen Aristegui recibió la presea popular Sentimientos de la Nación, que otorga la Dirección Colectiva de Organizaciones Sociales, Civiles, Estudiantiles y Sindicatos del Estado de Guerrero.

Cientos de personas se congregaron afuera de Radio UAG, la emisora de la Universidad Autónoma de Guerrero, para dar una calurosa bienvenida a la periodista, reconocida por su línea informativa independiente.

En Radio UAG, con 34 años al aire, Carmen Aristegui inauguró la cabina de transmisión de la emisora.

A su salida, cientos de personas le hicieron una valla y posteriormente se realizó una pequeña marcha rumbo a las instalaciones del Colegio de Bachilleres, donde se llevó a cabo la ceremonia de entrega de la presea.

Emocionada, Aristegui dedicó el galardón a mis compañeros que no sólo han sido censurados y perseguidos, sino asesinados. México se ha convertido trágicamente en uno de los países, sino el que más, con mayores riesgos para ejercer la actividad periodística.

Advirtió que “una democracia y un país libre no pueden serlo sin contar con un ejercicio periodístico crítico e independiente. Por eso con cada periodista que es asesinado, es asesinado un pedazo del país que somos. Cada muerte impune, como todas las que van engrosando la larga lista de asesinatos, es un agravio para todos nosotros, no sólo como periodistas, no sólo como gremio, sino como sociedad.

Cuando se asesina a un periodista, se asesina el derecho a saber de la sociedad. Cuando un comunicador es asesinado, o cuando un periodista se autocensura por temor a perder la vida, es arrancarle un derecho fundamental a la sociedad: el derecho a la información, el derecho a saber, a expresarse, a oír y a conocer de los asuntos de interés general. Por eso quiero dedicar esta presea popular a mis compañeros asesinados, desaparecidos y censurados en México, precisó.

También dijo que el periodismo significa algo para la sociedad: el debate de las ideas, la investigación periodística, la discusión pública de lo que nos duele, lo que significa un conjunto de cosas en un país como México, por la situación en que estamos viviendo.

Mencionó que “pocas veces en la historia de nuestro país se ha vivido tanta desazón, tanto enfado, tanta incertidumbre de hacia dónde caminamos como nación. Por eso el hecho de que estemos todos aquí es de máxima importancia, porque un país como México necesita que su sociedad se organice.

Un país como México que de pronto parece enojado, desorganizado, desmovilizado, pulverizado, necesita retomar los destinos de su propia conducción.

Esta batalla es por nosotros y por los demás. Es una batalla por nuestra libertad, por todos nosotros y hay que seguirla dando.

Aristegui dedicó la presea también a los padres de familia de los jóvenes de Ayotzinapa: esta historia que nos ha cimbrado y que nos ha sacudido como pocos, y como pocas veces en la historia de este país, que nos ha atravesado el corazón, la mente y la conciencia. Que sean presentados con vida, demandó.

También recibieron la presea popular los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa; Gilda Revueltas, nieta del escritor y periodista José Revueltas, y Juan Melchor, en nombre de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.