• Lunes, julio 24, 2017

Espionaje a periodistas, activistas y defensores es propio de regímenes autoritarios

Amedi
Amedi
junio25/ 2017

Ante los recientes presuntos actos de espionaje cometidos por órganos del poder público mexicano, con un software que sólo se vende a gobiernos, en contra de comunicadores, periodistas, personas defensoras de los derechos humanos, miembros de la sociedad civil organizada y personajes de la vida pública, y frente a las desafortunadas declaraciones del presidente Enrique Pena Nieto, la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) formula el siguiente pronunciamiento:

  1. El artículo sexto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos consagra la libertad de manifestación de las ideas, la cual no podrá ser objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa salvo que ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito o perturbe el orden público.
  2. Por su parte, el artículo décimo sexto de la propia Ley Fundamental, en su parte conducente, establece categóricamente que las comunicaciones privadas son inviolables y que la ley sancionará penalmente cualquier acto que atente contra la libertad y privacía de las mismas, excepto cuando sean aportadas de forma voluntaria por alguno de los particulares que participen en ellas.
  3. Diversos comunicadores, periodistas, personas defensoras de los derechos humanos, miembros de la sociedad civil organizada y personajes de la vida pública presuntamente fueron objeto de intervención indebida de sus teléfonos por parte de órganos del poder público mexicano, práctica repudiable y constitutiva de delitos, porque no habría orden judicial que justificara dicha intervención.
  4. Ante estos actos de gravedad, el presidente Enrique Peña Nieto envió un mensaje amenazante para quienes fueron víctimas del espionaje y luego se retractó, circunstancia que ha generado un ambiente de incredulidad en torno de la investigación por espionaje a cargo de la Procuraduría General de la República.
  5. La Amedi rechaza firmemente cualquier tipo de espionaje, aún más si proviene contra quienes legítimamente ejercen su libertad de expresión. En una democracia resultan inadmisibles tales prácticas, las cuales sin orden judicial son ilegales y propias de regímenes autoritarios. Actos de tal naturaleza minan la confianza de los ciudadanos en las instituciones y socavan la credibilidad de los gobernantes.
  6. La Amedi lamenta profundamente las declaraciones del presidente Enrique Peña Nieto. No es aceptable que frente a presuntos actos de espionaje, el titular del Ejecutivo Federal actúe con irresponsabilidad. Primero envía una amenaza a las víctimas del presunto espionaje y, enseguida, por la reacción de la opinión pública, se retracta de lo que había manifestado. Con estas expresiones del presidente Peña Nieto se anula la credibilidad en la investigación de los hechos denunciados.
  7. Con independencia de lo anterior, la Amedi exige enérgicamente a las autoridades correspondientes una investigación seria y objetiva para dar con los responsables de los hechos delictuosos y para someterlos a proceso jurisdiccional.
  8. Hacemos un llamado para que el Congreso de la Unión defina reglas claras sobre el uso específico de sistemas informáticos de vigilancia para que los órganos del poder público no cometan abusos y no espíen a quienes libremente ejercen su derecho a la información y libertad de expresión, como presuntamente ocurrió, o cualquier otra persona que no se encuentre bajo una investigación judicial claramente definida por las leyes, y cuyos delitos requieran la utilización de un software de vigilancia.
  9. En aras de un desarrollo creíble de la investigación penal por los actos de espionaje, la Amedi se suma a lo solicitado por otras organizaciones de la sociedad civil, en el sentido de que dicha indagatoria sea acompañada por un panel independiente de expertos que en todo momento hagan escrutinio de la acción o inacción de la PGR. La autoridad no puede ser juez y parte en una investigación que podría involucrarla en la comisión de hechos ilícitos. La Amedi, además, sugiere que a este grupo de expertos se sume la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para que formule la recomendación correspondiente.
  10. A raíz de lo acontecido, la Amedi considera oportuno iniciar una discusión pública sobre el papel que desempeñan los órganos de inteligencia mexicanos, analizar las mejores prácticas de inteligencia a nivel mundial, la revisión de los ordenamientos jurídicos que los regulan en nuestro país, transparentar y publicitar los contratos firmados con empresas que proveyeron de tecnología para la intervención de las comunicaciones privadas, así como la necesidad de que se establezcan auténticos y mejores controles, entre ellos, la supervisión ciudadana.

 

Lic. Jorge Fernando Negrete P.

Presidente del Consejo Directivo de la Amedi

 

Dr. Raúl Trejo Delarbre

Presidente del Consejo Consultivo

 

Presidencias de los capítulos de la Amedi

Amedi Jalisco

Dr. Bernardo Masini

Amedi Oaxaca

Mtra. Magdalena López Rocha

Amedi Puebla

Mtro. Rafael Hernández García Cano

Amedi Michoacán

Dr. Héctor Pérez Pintor

 

Consejo Directivo

Mtro. Armando Alfonzo, Dra. Alma Rosa Alva de la Selva, Dra. Wilma Arellano, Dra. Delia Crovi Druetta, Dr. Rodrigo Gómez García, Mtro. Carlos Lara, Lic. Gildardo López, Dra. María Elena Meneses, Mtro. Efrén Páez, Mariana Torres, Mtro. Servando Vargas, Dra. Aimée Vega Montiel, Dr. Jorge Bravo, Ismene Flores Guadarrama.

Etiquetas: